domingo, julio 16, 2017

Nuestra Señora del Carmen











Fotografías de Alexandro Roque

Algo de información y divagaciones angélicas en la columna Crimentales de Alexandro Roque: "Los ángeles de Carmen".

domingo, febrero 19, 2017

La Casa de las Recogidas, Jardín Vallejo o Edificio Presidente Juárez


El Edificio Presidente Juárez de la ciudad de San Luis Potosí, actualmente un recinto del Poder Legislativo, tiene una amplia historia repleta de historias. Fue albergue, cárcel, tienda de tabaco y sede del poder judicial antes de ser conocido como Edificio Juárez o, más popularmente, como "la cabeza de Juárez".

Y es que es la broncínea cabeza de Benito Juárez, esculpida por Joaquín Arias, la que identifica el rumbo, en la calle de Vallejo, entre el jardín Guerrero o de San Francisco y el de San Miguelito. No tiene pierde.

El edificio fue fundado en 1772 por el capitán Francisco de la Mora y Luna, para más señas conde de Santa María de Guadalupe del Peñasco. Se le llamó Jardín de Las Recogidas o de Dolores. Su propósito inicial fue como "recogimiento de mujeres" y era famosa su capilla dedicada a Nuestra Señora de los Dolores. Durante el virreinato se les llamó primero "casas de recogimiento" o "de recogidas" a las escuelas a donde mandaban a niñas indígenas para que aprendieran manualidades, limpieza, cocina y otras actividades "femeninas". Más tarde, también durante el virreinato, eran los lugares a donde mandaban a "reformarse" a mujeres que no tenían hogar, o prostitutas, o que se rebelaban contra lo establecido por la autoridad o la Iglesia. 

Dice Isabel Juárez Becerra:
El siglo XVIII agudizó los controles institucionales e incrementó el número de espacios dedicados a las mujeres. Cuando las persuasiones informales; de índole formador y vigilante, cifradas en el orden familiar, público, religioso y educativo se vieron rebasadas frente a una tendencia a la desviación en el desempeño de las expectativas de rol, se activaron mecanismos represivos de carácter normativo e institucional de expresión masculina y por ende signos de la opresión patriarcal que no radica únicamente en los hombres, sino también en sus producciones.*
Cuentan los libros de historia  que a principios del siglo XX la capilla fue remodelada y decorada, aunque fuera para ser clausurada poco después y confiscada por el gobierno. Fue tienda de tabaco, cárcel y lugar de oficinas varias, conocido el lugar como Jardín Vallejo. En el proverbial año de 1971 la construcción que rodeaba la capilla fue demolida por instrucciones del gobernador Antonio Rocha Cordero, en cuya administración se renovaron muchos sitios del centro histórico y quien compró las fincas aledañas para construir así el local del Poder Judicial. No por nada el Archivo Histórico del Estado lleva su nombre.

Se reparó la capilla y mediante un proyecto arquitectónico de Francisco Cossío Lagarde fue adaptada como vestíbulo del flamante edificio del Poder Judicial, inaugurado el 9 de abril de 1972. Así siguió hasta el año de 2006, cuando el entonces gobernador Marcelo de los Santos Fraga lo reasignó e inauguró como sede del Poder Legislativo, el 21 de marzo, en el bicentenario del natalicio de Benito Juárez.

jueves, noviembre 03, 2016

Fundación de San Luis Potosí

Festejar el 3 de noviembre de 1592 como día de la fundación de San Luis Potosí es como si sus habitantes festejáramos el día en que nuestros padres nos llevaron a inscribir al Registro Civil.

Es negar la anterior existencia de habitantes chichimecas y tlaxcaltecas y fijarnos solo en la fecha designada por los españoles.

En realidad el valle se empezó a poblar en 1590. En ese entonces el marqués de Villamanrique le informó a su sucesor como virrey, que en las tierras chichimecas había dejado ya "siete poblaciones que se van haciendo en Galicia, en el Valle de San Luis, y en el de Mexquitic, y San Francisco, Las Charcas, Tequaltiche, Tealtenango, San Andrés y otras partes, se les diesen algunos indios amigos y maíz y diez yuntas de bueyes y un español con sueldo de soldado para que les mostrase a cultivar y arar la tierra y fuesen cogiendo su fruto y aficionándose a la cultura y vida política". En 1591 llegaron las familias tlaxcaltecas, que se quedaron en lo que hoy es la Plaza de los Fundadores, hasta marzo de 1592, cuando se descubrieron los yacimientos minerales de Cerro de San Pedro y se movieron —se supone que "por las buenas"— al norte, al pueblo (hoy barrio) de Tlaxcalilla.

El acta de fundación dice:
"Señalen parte cómoda para hacer la poblazón que se ha de hacer para los mineros de las dichas minas de Potosí, y adonde puedan con más comodidad los dichos mineros asentar y beneficiar sus minas, han conferido y tratado dónde se podrá hacer el dicho pueblo, que esté sin perjuicio de los indios naturales, con los cuales se ha tratado y comunicado, y ellos han sido y son de parecer que se haga la dicha poblazón en el pueblo de San Luis, y ansí les ha parecido por la comunicación que los naturales ternán con los españoles; y para que se ponga en ejecución y se haga la dicha poblazón, visto el consentimiento y ser con voluntad de los dichos naturales han acordado de hacer e fundar la dicha poblazón en el pueblo que se dice de San Luis".
 La firmaron el capitán Miguel Calderas y Juan de Oñate, alcalde mayor de las minas de San Pedro. Se trazaron las primeras calles, se repartieron tierras. Y de ahí pal real, como se dice.

viernes, abril 18, 2014

Barrio de San Juan de Guadalupe, SLP, Viernes Santo


La pólvora hace su estruendo. Todo está consumado.
Piel quemada, antojos, fritangas, calambres en la cruz, micrófonos herejes,
asombro de pequeños, besos, sopes, sombrillas y sombreros extraterrestres.
Arriba, en el escenario, los actores saben lo que hacen, tratan de hacerlo bien
y entretener a los más de cinco mil asistentes que llenan la avenida Himno Nacional.

(crónica en Crimentales)

viernes, noviembre 02, 2012

El Saucito: el octavo barrio


A quien corresponda:

El Saucito debe ser reconocido como lo que ha sido desde siempre, como el octavo barrio. Su comida, su templo y su panteón hacen que el rumbo sea único, y de menos se merece el nombramiento de barrio para que se sume (en promoción y en cuidado) a los siete tradicionales de la ciudad de San Luis Potosi. 

Por su tanta vida y su tanta muerte, por su historia y su significado.

Alexandro Roque

(Siguen firmas de ciudadanos y fantasmas)